HUMANIZAR HOY LA VIDA Y EL TRABAJO A LA LUZ DEL TALLER DE NAZARET

Nazaret se define como la casa y la familia de Jesús, hogar y taller. El taller de Nazaret más que un lugar histórico concreto es un espacio simbólico donde se comparten relaciones sociales y laborales, enmarcadas en una opción por el no protagonismo y por colocar a Dios en lo más pequeño y cotidiano de la vida (HERMANAR ORACION Y TRABAJO).

Nazaret implica a María, la mujer sencilla de Nazaret, que cuenta con José, el carpintero y hombre fiel, Jesús se abrió a la vida y al mundo desde un ángulo muy peculiar de Nazaret: aldea pobre de carácter rural, sin calles pavimentadas, en situaciones de opresión y violencia política. Era un hijo del carpintero, uno de tantos, sin nombre ni títulos que llevaba una vida oculta, sujeto a sus padres, con quienes inició su fe (Lc 2, 51). En Nazaret Dios se hace "un vecino más" para justamente hacernos conocer a Dios de otra manera. Aprendió Jesús la dureza de la vida y también presenció los gestos de amor y solidaridad de gente tenida por pecadora y marginada.

Humanizar...

Humanizar la vida y el trabajo a la luz del TALLER DE NAZARET, es sentir amor por la vida, mantener unas relaciones desde la ternura y la misericordia, respeto a la diversidad, opción por los pobres, sencillez, cooperación, vivir con lo necesario y suficiente, con confianza en Dios. Humanizar es advertir la generosidad espontánea de las personas que casi no tienen nada, como la pequeña ofrenda de la viuda pobre que toma de su miseria para ofrecer todo lo que tiene. Mirar a Nazaret es entender cómo vivió Jesús.

Solo en lo cotidiano descubrimos el valor y la necesidad de los otros; la necesidad de aprender cada día de la vida, de las relaciones, porque es a través del encuentro con las personas que nos acercamos a Jesús de Nazaret; encontrando y conmoviéndonos con la verdadera grandeza y dignidad de todas las personas. Jesús aprendió desde Nazaret el valor del otro y más aún de los que pasan desapercibidos.

Nazaret...

Lo que le da valor a Nazaret es que Jesús es Dios. Lo que le da valor a nuestra presencia a la manera del Taller de Nazaret es también nuestro estilo de trabajo, un trabajo responsable, bien hecho, alegre, de servicio, cooperativo, creativo. O creamos con nuestro trabajo un mundo nuevo, solidario y fraterno o colaboramos a la marginación e injusticia. Las personas creamos con nuestro trabajo además de lo material: belleza, paz, hogar, progreso, solidaridad. Una comida hecha con esmero y cariño presentada con gesto amable y sonriente va creando gozo y unidad familiar, potenciando el diálogo espontáneo y el compartir sencillo que refuerza los lazos de amor y amistad, la confianza y la libertad.

El mundo de hoy, nuestro país, las familias, varones y mujeres necesitamos de la trascendencia de la FAMILIA JOSEFINA, una familia que en lo cotidiano HUMANIZA LA VIDA Y EL TRABAJO.

© 2015 C.E. Patrocinio de San José. All rights reserved.