Francisco Javier Butinya i Hospital
Fundador de la Congregación Siervas de San José

Francisco Javier Butiñá, sacerdote jesuita, es un hombre guiado providencialmente para cumplir una misión: anunciar a los hombres del trabajo manual un camino de libertad: seguir los pasos de Jesús, el trabajador de Nazaret.

El comienzo de la revolución industrial en Cataluña tuvo lugar por los años en que nació Butiñá. Las consecuencias de esta honda transformación social fueron conocidas por él en su juventud: exceso de trabajo, escasez de sueldo, situación de la mujer, es decir un contexto deshumanizante. Él siempre se mostró conectado con lo popular y sus preocupaciones. Es la falta de cultura, la pobreza y las grandes posibilidades espirituales del alma lo que le urge a una entrega incondicional a su servicio y a la extensión del reino entre ellos.

Biografía

Francisco Javier desde la infancia había participado junto con su padre y hermanos en el trabajo del taller: alternaban la fabricación de sogas con tejidos de cáñamo y lino. Es en el trabajo manual donde descubre el valor santificador del trabajo. Las cartas que escribe inspiran una nueva espiritualidad del trabajo: el trabajo como lugar de la oración y como actividad susceptible de santificación. Presenta de una forma sencilla la importancia del trabajo como vehículo de dignificación y santificación y así formula una teoría del trabajo con frases sencillas e inteligibles para todos: "Sé un trabajador diligente y cumple con alegría los deberes de tu oficio…El trabajo no es un castigo, sirve para atesorar méritos y santificar tu alma" (Las Mitgdiadas, día VII).

Butiñá fue asesor espiritual de nuestra Santa Bonifacia Rodríguez Castro; es en este encuentro (1874) que nace en la Iglesia una nueva familia religiosa: las Siervas de San José. En 1875 fundó otra congregación religiosa con el nombre de Hijas de San José. El mes de febrero de 1984 los consejos generales de las Hijas de San José y de las Siervas de San José se pusieron de acuerdo para promover conjuntamente la causa de canonización de su fundador Francisco J. Butiñá Hospital. Unos años más tarde, en enero del año 2004, las dos Congregaciones Religiosas, iniciaron los trámites para introducir conjuntamente la causa de canonización a la diócesis de Gerona. El 12 de febrero del año 2007, tuvo lugar la apertura del proceso de canonización. La espiritualidad emanada de la contemplación de Nazaret fue para Butiñá sustancial en su modo de vivir el evangelio y de explicitar la Buena Nueva al mundo del trabajo. Hoy su vida y su obra es una respuesta para el MUNDO LABORAL.

© 2015 C.E. Patrocinio de San José. All rights reserved.